Mitos y realidades sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte

Un análisis de los mitos y las realidades en torno al TLCAN revela en qué medida las críticas al Acuerdo son incorrectas.

Mito 1: El TLCAN no ha logrado sus objetivos principales de expandir el comercio y la inversión entre Canadá, Estados Unidos y México.

Realidad: Desde que el TLCAN entró en vigor, el comercio entre los países miembros se ha más que triplicado, llegando a US$ 946.1 mil millones de dólares. En 2008, la inversión extranjera directa recibida por Canadá y Estados Unidos de la región del TLCAN alcanzó los US$469.8 mil millones de dólares. Por otro lado, México se ha convertido en uno de los mayores receptores de inversión extranjera directa entre las economías emergentes, al recibir más de US$156 mil millones de dólares procedentes de sus países socios del TLCAN de 1993 a 2008.

Mito 2: El TLCAN ocasionó una pérdida de empleos.

Realidad: Con la entrada en vigor del TLCAN, el empleo total ha crecido de manera importante en los tres países miembros. Desde 1993, se han generado casi 40 millones de empleos en la región.

Mito 3: El TLCAN perjudica a los trabajadores debilitando las normas laborales y reduciendo los salarios y los ingresos.

Realidad: Los países socios del TLCAN negociaron e implementaron un acuerdo paralelo de cooperación laboral, el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (ACLAN), que añade una dimensión social al TLCAN. Mediante el ACLAN, los países socios del Tratado buscan mejorar las condiciones laborales y el nivel de vida de los trabajadores, así como proteger, mejorar y hacer valer sus derechos básicos.

El ACLAN ha contribuido a mejorar las condiciones de trabajo y los niveles de vida en Canadá, Estados Unidos y México. También ha elevado el perfil público de importantes derechos laborales, incluyendo la no discriminación por razón de embarazo, la votación secreta, los contratos de protección y la protección de los trabajadores migrantes.

El ACLAN promueve el cumplimiento efectivo de la legislación en materia laboral de cada uno de los tres países y destaca la cooperación en asuntos laborales en tres áreas clave: relaciones industriales, salud y seguridad en el trabajo y normas de empleo.

Además, el TLCAN ha promovido salarios más elevados. Por ejemplo, en México las empresas exportadoras emplean a uno de cada cinco trabajadores, quiénes además ganan en promedio 40% más que los empleados en actividades no relacionadas con la exportación. Las empresas con inversión extranjera directa emplean casi al 20 % de la fuerza laboral y pagan un 26% más que el salario promedio nacional de la industria manufacturera.

Para obtener más información, visite el sitio web de la  Comisión para la Cooperación Laboral (CCL).

Mito 4: El TLCAN debilita la soberanía nacional y la independencia.

Realidad: El TLCAN es un tratado trilateral concebido para facilitar el comercio y la inversión entre Canadá, Estados Unidos y México. El Tratado respeta el marco cultural y legal único de cada uno de los tres países y les permite mantener su soberanía e independencia.

Mito 5: El TLCAN no ayuda en absoluto al medio ambiente.

Realidad: Los socios del TLCAN negociaron un acuerdo paralelo sobre cooperación ambiental, el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN). A través del ACAAN los países socios del Tratado se comprometen a trabajar juntos para crear conciencia y mejorar la protección del medio ambiente. El Acuerdo exige que cada miembro del TLCAN haga cumplir eficazmente sus propias leyes ambientales.

Mediante el trabajo de la Comisión para la Cooperación Ambiental, establecida en virtud del ACAAN, se han producido mejoras concretas en la gestión de cuestiones ambientales en América del Norte. Con un presupuesto anual de US$9 millones de dólares, entre algunas de las iniciativas de esta Comisión se incluyen:

  • el desarrollo de mejores prácticas para el manejo de químicos tóxicos en América del Norte;
  • el establecimiento del primer inventario nacional de emisiones en México; y
  • la implementación de la Iniciativa de Conservación de Aves en América del Norte, que provee recursos para programas de conservación de las aves en los tres países;
  • Promueve las mejores prácticas para abordar la interacción entre el medio ambiente, la economía y el comercio.

Asimismo, con la entrada en vigor del TLCAN, Estados Unidos y México crearon dos instituciones binacionales. La Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza proporciona apoyo técnico para le desarrollo de proyectos de infraestructura ambiental en la región fronteriza de ambos países (www.cocef.org). El Banco de Desarrollo de América del Norte ayuda a financiar estos proyectos (www.nadbank.org). Hasta la fecha, estas instituciones han proporcionado casi US$1,000 millones de dólares para 135 proyectos de infraestructura ambiental con un costo total calculado de US$2,890 millones de dólares; asimismo, han asignado US$33.5 millones de dólares en apoyos y US$21.6 millones de dólares en becas para más de 450 proyectos ambientales a lo largo de la frontera. El gobierno mexicano también ha hecho importantes inversiones en protección ambiental, aumentando el presupuesto federal para el sector ambiental en un 81% entre 2003 y 2008.

Para obtener más información sobre los logros alcanzados a través de este Acuerdo, por favor visite el sitio web de la Comisión para la Cooperación Ambiental en www.cec.org/.

Mito 6: El TLCAN perjudica al sector agrícola.

Realidad: El TLCAN ha dado como resultado una mayor integración del comercio agrícola y agroalimentario en el mercado de América del Norte. Desde 1993, el comercio agrícola y agroalimentario y los flujos de inversión entre los países miembros del TLCAN se han incrementado significativamente. El comercio agrícola trilateral se ha triplicado, alcanzando $50 mil millones de dólares aproximadamente.

Los  países socios del TLCAN constituyen los principales mercados de productos agroalimentarios de exportación para cada uno de ellos. Canadá y México son los dos principales proveedores de Estados Unidos y, a su vez, Estados Unidos es el mayor proveedor de los mercados canadiense y mexicano en este sector. El comercio agroalimentario entre México y Estados Unidos alcanzó US$26.9 mil millones de dólares en 2008.

Conforme el TLCAN ha contribuido a una mayor integración de los sectores agroalimentarios de los socios comerciales, las industrias mexicanas han demandado cada vez más insumos de Estados Unidos. Por ejemplo, la importación de forrajes, utilizados para la alimentación de ganado, han contribuido a incrementar la producción y el consumo de carne en México; asimismo, la importancia de las frutas y verduras mexicanas está creciendo en el mercado de consumo de Estados Unidos. Granos, oleaginosas, carne y otros productos relacionados representan tres cuartos de las exportaciones estadounidenses de productos agropecuarios a México. Mientras que cerveza, verduras y frutas corresponden a tres cuartas partes de las importaciones de productos agroalimentarios de Estados Unidos, procedentes de México.

Mito 7: El TLCAN tiene un impacto negativo en la base manufacturera de América del Norte.

Realidad: Desde que el TLCAN entró en vigor, los fabricantes de América del Norte han disfrutado de un mejor acceso a materiales, tecnologías, capital y talento disponibles en toda la región. Miles de fabricantes han aprovechado este entorno para mejorar su eficiencia e incorporar mejores tecnologías, lo que contribuye a que sean más competitivos en su país y en todo el mundo.

La producción manufacturera de Estados Unidos creció 62% entre 1993 y 2008, en comparación con 42% entre 1980 y 1993. En 2008, las exportaciones manufactureras de EE.UU. alcanzaron un nuevo récord de US$ 1.1 billones de dólares.

La producción manufacturera canadiense (PIB real) aumentó un 62% entre 1993 y 2008, en comparación con un 23% entre 1981 y 1993. Durante ese mismo período (1993-2008), las exportaciones canadienses de productos manufacturados aumentaron a un ritmo mucho más rápido (hasta 103.6%).

El TLCAN ha fortalecido la base industrial de México, ha promovido su modernización y consolidación como centro manufacturero estratégico de América del Norte, lo que a su vez ha contribuido a elevar la competitividad de toda la región dentro de los mercados mundiales. Desde la implementación del TLCAN, la presencia internacional de los productos manufacturados mexicanos ha recibido un nuevo ímpetu debido al crecimiento de la producción manufacturera, la cual se ha triplicado. México, además de tener una industria nacional próspera, ha quintuplicado sus exportaciones de productos manufacturados en los últimos 15 años.

Fuente: TLCANHOY.ORG http://www.tlcanhoy.org/

By | 2017-01-19T11:55:46+00:00 enero 19th, 2017|TLCAN|0 Comments

Leave A Comment

A %d blogueros les gusta esto: